La clase creativa

Ando terminando el libro de Richard Florida, “La clase creativa”, y al margen de las polémicas a las que han dado pie sus originales índices (“índice bohemio”, “índice gay”…) y una perspectiva ciertamente elitista de la sociedad (no es capaz de desprenderse de su -elevado- estatus a la hora de ponerse en la piel del analista social), me parece muy interesante que señale la tolerancia y la apertura como factores propiciadores del crecimiento económico y del desarrollo social.

A partir de diversos análisis estadísticos, Florida concluye que aquellas ciudades que se muestran más dispuestas a atraer y a integrar a sectores diversos y minoritarios (como puedan ser las personas que vienen de otros países o los homosexuales) no sólo son más prósperas en términos económicos, sino también más atractivas en términos sociales.

Quizá, de todas las conclusiones a las que llega Florida, mi atención se ha centrado en esta que destaco porque cuando se atraviesan crisis como la actual, lo habitual no es apostar por la apertura o por la diversidad, sino por posturas defensivas y por el cerramiento sobre sí mismo (un ejemplo claro son las últimas medidas adoptadas en la UE respecto a la inmigración).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en análisis social, libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s