El cliente transparente

La historia es muy vieja y la he contado decenas de veces porque entiendo que habla a la perfección de lo que llamo “el cliente transparente”.

Todavía mucho antes de la actual coyuntura económica, en un momento en el que “los coches se vendían solos” (como gusta decir en el sector), viajamos a las Islas Canarias para visitar a un distribuidor de los productos que fabrica una de las marcas de automóviles con mayor prestigio mundial.

A la entrada, pudimos vivir en primera persona una experiencia similar, de menores dimensiones, cierto es, a la historia que da origen a este post. Una especie de anticipo de la experiencia que vivió uno de los clientes de dicho distribuidor en una de sus visitas y que meses después de que sucediera, nos relató con todo lujo de detalles.

“Entré por la exposición [decía] y tras mirar a un lado y al otro, no vi a nadie. No es que nadie quisiera atenderme. Es que no había nadie. Esperé unos minutos y decidí intentar buscar a alguien, pero no había nadie por ningún sitio. Esperé unos minutos más y entonces apareció un empleado. Pasó por delante de mí y me quedé perplejo: ¡ni me saludó! Poco después, volvió a aparece otro empleado y esta vez hubo más suerte: me dedicó un ‘buenas tardes’, pero continuó su marcha sin más. Y tras esperar otros cuantos minutos, vi un periódico. Cogí una silla y decidí sentarme en medio de la exposición a leer. Pues aunque parezca increíble, un par de empleados volvieron a pasar por delante de mí y nada cambió, hasta que un rato después, por fin, apareció alguien que se preguntaba qué hacía un cliente leyendo el periódico sentado en medio de la exposición.”

Si fuera un caso aislado, la experiencia podría ser calificada de anécdota, pero desde aquel momento y hasta la fecha, sigo escuchando historias parecidas, lo que me hace pensar que estamos rodeados de clientes transparentes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en organizaciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El cliente transparente

  1. Jaime dijo:

    Clientes transparentes o fantasmas… 😉

    • xavi dijo:

      oh, qué gran decepción! , pensé que esta vez nos ibas a hablar de alguno de nuestros propios clientes que se muestra transparente en sus demandas sobre el estudio encargado, siendo claro, diáfano, colaborador, justo, implicado… en fin, soy un iluso.

  2. Antonio Flórez dijo:

    Ciertamente la prepotencia ha sido un rasgo distintivo en más de un sector comercial en los tiempos de vacas gordas. El caso que narras, sin embargo, acumula, junto a esa prepotencia y soberbia, un rasgo de simple mala educación que, estoy seguro, acabaría notándose también hoy en día, aunque sea de otras maneras y econ otras ‘intensidades’. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s