Cerrar o no cerrar, esa es la cuestión

No hace ni dos semanas escuchaba las palabras de un Gerente de una organización de tamaño mediano explicar las dificultades para atender las demandas de sus clientes con el nivel de calidad requerido durante los meses de verano.

Según el responsable de tal organización, durante julio y agosto, la demanda de sus servicios no es menor que el resto del año, pero coincide con una reducción considerable de los miembros del equipo, quienes suelen disfrutar de sus vacaciones anuales precisamente en esos meses.

¿Qué problema representaba tal situación para la organización? De modo sintético, que al no estar el servicio a la altura de las expectativas de sus clientes durante julio y agosto, los índices de satisfacción descendían poniendo en riesgo los incentivos que recibe la organización asociados a tal concepto.

 
En tal escenario, ¿qué soluciones barajaba el citado Gerente? Básicamente dos. Por un lado, rechazar durante ese periodo la demanda de servicios más especializados (que el Gerente asociaba a “los más problemáticos”) y aceptar únicamente los que pueda realizar el personal menos cualificado de la organización; y por otro lado, cerrar en julio y agosto y retomar la actividad en septiembre.

¿Y por ejemplo, revisar la política de personal de la organización?, ¿o reorganizar el sistema de vacaciones del equipo?, ¿o contratar personal cualificado durante julio y agosto?, ¿o reforzar el control final de los trabajos realizados? De algunas de tales ideas no escuché nada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en capitalismo, economía, organizaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cerrar o no cerrar, esa es la cuestión

  1. xavi dijo:

    interesante reflexión… sería como quitarle a una marca su versión premium… si no considera ninguna de las propuestas que comentas casi mejor que cierre … aunque quizá no vuelva a “abrir”… tendencia que cada día se estila más por desgracia.

    saludos!!

    • jbiencinto dijo:

      Cuando menos es curioso que tan siquiera pensara en cómo podía gestionar una situación que representaba una clara oportunidad de negocio, pues gran parte de esa demanda estacional les llega de la concurrencia.

  2. Javi C. dijo:

    Con gerentes como esos, así nos va las cosas. Y seguro que tendría varios Master de gestión …y tal y tal. En cambio de sentido común, bien escaso que anda.
    Que pena.

  3. María dijo:

    Cuando he leído el título de tu artículo he pensado que ibas a hablar sobre el problema que tienen muchas empresas que se están planteando cerrar la empresa o seguir luchando… Reducción de ventas, falta de liquidez, dificultad de obtener financiación…
    Después de leer el artículo me he quedado sorprendida de que esa empresa no haya cerrado ya, pero no sólo en verano, cierre total. ¿Cómo es posible que no se plantee aprovechar la oportunidad que tiene delante de sus narices? “soy empresario, pero sólo 10 meses al año, que es que en verano hace mucho calor”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s