Dispositivos que acompañan nuestras vidas

Esta semana ponemos punto y final a un proyecto que me ha servido para volver la mirada hacia los dispositivos que pueblan mí casa y mí lugar de trabajo. Y constato dos cosas:

Más dispositivos y cada vez más estéticos

Por un lado, que no solo cada vez hay más, sino fundamentalmente, que cada vez tienen un protagonismo creciente. Muchos de ellos han pasado de tener un mero rol funcional (por ejemplo, facilitarme la preparación del desayuno: batidos, tostadas, zumos…) o ganar espacio en el terreno de lo estético-decorativo: con gran frecuencia, son elementos que ponen un granito de arena en el estilo que quiero dar a mí casa (por seguir con el ejemplo: mí cafetera Nespresso es mucho más que un aparato que sirve para preparar café).

Dispositivos como símbolos

Por otro lado, es obvio que la esencia de los dispositivos es la dimensión funcional: es evidente que no nos sirven si no realizan la misión para la que fueron adquiridos. Pero cada vez me parece más claro que los usuarios maduros (aquellos que en algún post anterior llamé prosumers) buscan dispositivos que trasciendan la dimensión funcional e incorporen significaciones simbólicas, estéticas o decorativas. Ya no basta con lo funcional. Los consumidores quieren además que los objetos que compran para su hogar hablen de ellos, de su estilo de vida, de sus gustos, de sus aficiones, de sus valores, de su estatus.

¿O me vais a decir que cuando en el salón de un amigo veis un reproductor de audio de Bang & Olufsen solo pensáis ‘joder, qué bien suena’?

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en análisis social y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Dispositivos que acompañan nuestras vidas

  1. Ivan Guerra dijo:

    Esto me recuerda a aquellos aires acondicionados (creo que de Fujitsu) en los que primaba lo estético. Eran de forma cuadrada y parecían un cuadro puesto en la pared.

  2. gladys dijo:

    Bueno todos y cada día mas modernos desde el teléfono, el whatsapp,cámaras digitales, gps, vídeos, conferencias y todos los que utiliza nuestra juventud nos convierte en ciberneticos y hay personas que le duele la cabeza si dejan el celular en casa y no van de vacaciones sin ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s